La Potencia creadora de la Obra de Dios

Rev. Álvaro Garavito


Con esta revelación de Dios no hay tempestad, no hay demonio que nos detenga, porque hay un poder dentro de nosotros y esa es la Palabra del Señor.

“La mano de Jehová vino sobre mí… y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor… y por cierto secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos… Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo”, Ezequiel 37:1-10.

La Palabra de Dios nos muestra un panorama terrible en cuanto a la nación de Israel y como el pueblo había llegado a una condición de sequedad, de muerte, de destrucción, de desconsuelo, era una situación terrible en todos los sentidos. Cuando el pueblo estaba cautivo en Babilonia los de aquella nación le pidieron que cantaran, pero ellos estaban tan tristes, que habían colgado en los árboles los instrumentos musicales. Amados, las aves cantan, los grillos cantan y las chicharas cantan, así que nosotros también podemos cantar, alabar y bendecir a Dios.

Sin embargo, cuando se vive en esta situación, cuando se está cautivo, se va hasta el deseo de cantar; solamente que tenga una potencia en su espíritu podrá cantar, podrá adorar. Esa persona puede alabarle al Señor en cualquier circunstancia, en cualquier momento, ya sea herida, con dolor, o en situaciones contrarias podrá levantar sus manos, podrá bendecir a Dios, pero solamente cuando hay en él un fortalecimiento poderoso en el espíritu, porque conoce al Dios verdadero.

La Biblia registra que Pablo junto con otros compañeros, fueron golpeados, heridos y puestos presos en la cárcel. Sin embargo, siendo ya de noche sin importarles las circunstancias que estaban atravesando, empezaron a cantar, abrieron la boca para adorar y bendecir a Dios y la cárcel empezó a temblar, los cimientos del edificio se sacudían, porque la presencia de Dios estaba en ese lugar, porque donde está el Espíritu de Dios, allí hay libertad. El caso de Israel era diferente, la situación llegó a hacerse tan crítica, que ellos colgaron los instrumentos, cerraron la boca y cuando les dijeron que cantaran, ellos respondieron: ¡No podemos cantar en tierra extraña! Israel fue llevado a cautiverio y se secó su espíritu, secándose su alma, secándose su corazón.

Pero vino el tiempo cuando el Espíritu de Dios tomó al profeta Ezequiel y le dio tremenda revelación. Habían pasado muchos años, pero ahora viene la revelación de la Palabra sobre aquel instrumento de Dios que fue llevado por el Espíritu de Dios, a un valle enormemente grande, y ese valle estaba lleno de huesos, eran huesos secos en extremo. Llama la atención, porque cuando un cuerpo vivo se muere, tiene un proceso, y cuando llega a un estado de sequedad (y en este caso de resequedad), es porque ha pasado mucho tiempo; aquellos huesos estaban secos en extremo, demasiados secos.

El Señor le pregunta a aquel profeta: “Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos?” Y la respuesta es: “Señor Jehová, tú lo sabes”. El Señor le dijo al profeta: “Profetiza sobre estos huesos…” Y ¿qué les voy a profetizar, qué les voy a decir si son huesos secos? Porque hay gente que está muerta en delitos y pecados, y hay que profetizarles con la Palabra, el Señor dice: “Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd Palabra de Jehová”. ¡Qué maravilla es oír la Palabra de Jehová! Y esa Palabra se metió en las venas, se metió en la sangre, se metió en los huesos, se metió en el corazón, se metió en el alma y nos cambió, nos transformó, nos dio vida. El Señor dijo: “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”, Juan 6:63.

Cristo vino a la tierra para deshacer las obras de Satanás. “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”, Juan 10:10. Por esta Palabra han cambiado matrimonios, han cambiado familias, han cambiado terroristas, han cambiado pandilleros, han cambiado prostitutas, han cambiado ladrones, han cambiado drogadictos, han cambiado borrachos, y todos los que han oído la Palabra y han abierto el corazón han sido transformados. Jesús les dijo a sus discípulos: “Ya vosotros estáis limpios por la Palabra que os he hablado”, Juan 15:3.

Hoy estamos en un tiempo tan difícil, porque hay muchos maestros de la Palabra, mediocres, temerosos, miedosos, pusilánimes, y hasta cobardes. Estos maestros no enseñan la Palabra, lo que enseñan son medias verdades y por eso existen medios creyentes; y como no se les enseñó la Palabra completa no hay un cambio completo, pero el verdadero Evangelio produce una verdadera transformación interna y externa; qué maravilloso cuando oímos la Palabra de verdad, que produce tremendos cambios. Jesús dijo: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”, Juan 8:32. Por eso el Señor envió al profeta a declararle al pueblo, no para declararle cualquier simpleza, ni para contar chistes ni payasadas, sino que fue a predicar la Palabra de verdad.

“Profeticé, pues, como me fue mandado…”, Ezequiel 37:7. Cuando hablamos de parte de Dios, la Palabra va a hacer una obra, va a lograr un efecto extraordinariamente poderoso. Dijo el profeta: “Profeticé como se me había mandado, y cuando di la Palabra los huesos se juntaron, y empezaron a resucitar esos muertos”; porque donde hay Palabra de Dios se revoluciona hasta el cementerio. La Palabra es espíritu y es vida, y donde hay un pastor o un predicador que la enseñe, habrá una revolución tremenda, todos los días habrá testimonios, todos los días la gente testificará, porque la Palabra tiene poder para cambiar al hombre. Cuando Ezequiel profetizó, vio que los huesos se juntaban unos a otros y se armaban y fueron levantándose y se formó una multitud, como un gran ejército.

El Evangelio verdadero es poder de Dios, Pablo dijo: “Porque no me avergüenzo del Evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego”, Romanos 1:16. Ahora muchos predican un evangelio acomodado, un evangelio sin poder, que no produce cambios. ¿Cómo podrán entender aquella gente que está dentro de una congregación, dentro de un templo mundano, liberal, viviendo como le da la gana?, ellos creen que ese es el Evangelio. En realidad, el Evangelio es una potencia, es poder que produce una explosión dentro de nuestro ser, y se operan grandes cambios.

La Biblia nos dice que un funcionario de Etiopía, había venido a Jerusalén y estaba leyendo al profeta Isaías. “Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? Él dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare?”, Hechos 8:30-31. “Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta Escritura, le anunció el Evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó”, Hechos 8:30-38.

Llama poderosamente la atención cuando la Escritura dice: “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”, Hebreos 4:12. Cuando oímos esta Palabra verdadera, pasamos de muerte a vida, de las tinieblas a la luz admirable.

Nuestro Señor Jesucristo estaba peleando la batalla en el desierto y habían pasado cuarenta días de verdadero ayuno. No como esos ayunos que hacen muchos en su cuartito con aire acondicionado, con alfombras, con jugo de naranja o de zanahoria, esos son ayunos inventados por el diablo; hasta dicen que Daniel ayunaba con jugo de zanahoria, ¡mentira de Satanás! Los verdaderos ayunos que encontramos en la Biblia, eran días y noches sin tomar agua, sin comer nada. Pero no hay quien haya ayunado como el Señor, no hay nadie todavía, ni lo encontraremos jamás.

En una ocasión me dijo uno: “Yo ya superé un poquito al Señor Jesucristo, he hecho cuarenta y cinco días de ayuno”. Le dije: “¿Cómo hizo su ayuno, y de qué hora a qué hora?” Me dijo: “Pues como es normal de 8 a 12 del día, todos los días ayunando”. Eso se llama desayunar tarde, pero eso no es el verdadero ayuno.

¿Sabe dónde fue el ayuno del Señor? Fue en un desierto, donde sólo hay espinas, arena candente, calor tremendo; y nuestro Señor en ayuno, orando y clamando. Cuando llegaba la noche venía el frío del desierto, ese aire terrible hace temblar a cualquiera, y al amanecer aparecía un sol abrasador. “Y vino a Él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios”, Mateo 4:3-4. De toda Palabra que sale de la boca de Dios vivirá el hombre; porque de ella somos vivificados, y con ella nos alimentamos espiritualmente.

Amados, con esta revelación divina no hay tempestad, no hay demonio que nos detenga, porque hay un poder dentro de nosotros y esa es la Palabra del Señor.

Fuente: http://www.impactoevangelistico.net

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: